Cuando tu hijo se va a la universidad

El momento ha llegado. Tu hijo se va a la universidad. Se abre un nuevo mundo plagado de experiencias. Muchos lo harán en su ciudad de residencia, pero también otros tendrán que salir de su provincia o país. Este cambio es importante, tanto para los futuros universitarios como para sus padres. Por ello, es conveniente planificar con antelación los múltiples detalles del nuevo destino universitario, en el caso de que tus hijos se trasladen a otra ciudad. Esta breve guía te ayudará con todos esos detalles para anticiparte a los imprevistos que surjan y que todo transcurra con normalidad.

Consejos para los padres cuando su hijo se va a la universidad

A la hora de buscar piso, lo más económico será que busques pisos para compartir con otros estudiantes. Es una opción práctica y muy enriquecedora para los estudiantes. Comparten algo más que una vivienda: estudios, experiencias, afecto, etc. Y, sobre todo, tienen que vivir de manera independiente, sin el cobijo familiar. Con el alojamiento solucionado, es el momento de centrarte en los enseres que necesitará en su nuevo hogar. Si se trata de una habitación de tamaño medio, necesitará una cama individual de tamaño 90 x 190. Debes ser práctico y pensar que en la habitación requerirá un espacio de estudio y otro para guardar pertenencias. Por ello, una cama de tamaño individual ahorrará espacio.

También es necesario tener claro el clima del destino. ¿Es una ciudad del sur o del norte de España? ¿Se va a una ciudad del interior de Europa? Son detalles imprescindibles a la hora de elegir la ropa de cama. Por ejemplo, puedes comprar sábanas para los meses menos fríos y sábanas de invierno para los meses de diciembre a marzo. Si tus hijos están en ciudades con temperaturas bajas, es adecuado que duerman protegidos con fundas y rellenos nórdicos. Para ciudades con temperaturas menos extremas, bastará con tener mantas y un edredón para los meses de la estación invernal. También la almohada es un elemento vital para el descanso. Es importante elegirla bien para que se adapte a la postura habitual al dormir. Existen modelos especiales indicados para problemas cervicales y modelos fabricados con material viscoelástico.

Otro aspecto para tener en cuenta son las toallas y la ropa de baño. Toallas de lavabo para el aseo diario o el albornoz para la ducha son elementos clave del día a día de tus hijos en su nueva vida. También es recomendable una alfombra de baño para evitar resbalones al salir de la ducha.

Para su espacio de estudio será conveniente elegir un buen flexo para trabajar con la luz apropiada. También un ordenador portátil le ahorrará espacio y podrá utilizarlo en clase para tomar apuntes y acceder a contenidos e información online. Si tu hijo no tiene mucha experiencia entre fogones, será conveniente darle un cursillo intensivo de cocina básica. Intenta que su alimentación no conste básicamente de comida rápida. Enseñarle varios platos sanos, fáciles de preparar y con productos básicos le salvará de pizzas, kebabs, etc. Este aprendizaje también se extiende al manejo de la lavadora. Es necesario enseñarles a los nuevos universitarios conceptos clave, como separar las prendas por color, los distintos productos como detergentes y suavizantes y la comprensión de los programas básicos de lavado.

Parece lógico que los padres sientan mayor angustia que los hijos cuando se acerca este momento, al ver cómo tu hijo se va a la universidad. Para ellos se abre un mundo de independencia, pero también de responsabilidad e iniciación al mundo adulto. Para los padres protectores, preocupados porque los pequeños abandonan el nido, un sinfín de preocupaciones. Sin embargo, deben ser optimistas y verlo como una oportunidad de ofrecerles su ayuda y experiencia en este gran paso a su independencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *